Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Anónimo.

Título:             CRÓNICA LOCAL Y PROVINCIAL.

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Eco del Tormes.

Fecha:            Domingo, 17 de marzo de 1878, pp. 2, 3 y 4.

____

            Según anunciamos en el número anterior, la comparsa de estudiantes salió el día 8 a las 6 y media de la tarde para Zamora en tres coches. Estaba compuesta de 37 individuos, de los cuales dos tocaban flauta, dos violines, dos guitarra doble, dos bandurria, dos guitarra sencilla, cuatro hierros, tres panderetas y ocho eran postulantes; una miniatura de la que tanto ha llamado la atención en París.

            Llegaron al Cubo a las 12 de la noche, hora en que cenaron lo que cada cual había llevado, y con la impaciencia natural de la juventud se pusieron a dar música al Alcalde, al Cura, al Secretario y al maestro con gran contentamiento de los aficionados a sorpresas; después de haber alborotado al pueblo descansaron un poco, unos en los coches y otros en la posada hasta las 5 y media, hora en que abandonaron el Cubo; antes de seguir narrando el viaje, preciso nos es hacer constar la existencia de un fenómeno en dicho pueblo: el maestro de escuela, a quien dieron música, que según datos auténticos dio a los estudiantes… ¡dos pesetas! ¡rara avis inter magistros! ¡Adelante!

            A las 7 y cuarto llegaron los coches a Corrales, y los que los ocupaban, sin descansar un momento, apenas echaron pié a tierra se dirigieron a dar música al Alcalde y demás notabilidades del pueblo; fueron recibidos con grandes muestras de atención y casi todo el pueblo salió a despedirles, no retirándose las lindas jóvenes de Corrales hasta no haber obtenido de nuestros héroes formal promesa de darlas un baile al regreso.

            A medio día llegaron a Morales, donde se detuvieron a dar algunas músicas, saliendo una hora después para llegar a las dos a Zamora. Allí bajaron de los coches en la plazuela de la Renova, dirigiéndose acto continuo una comisión, compuesta del Director Sr. Uceda y otros dos, a ver al Alcalde, que por estar ocupado no pudo recibirles y después al Gobernador, quien los recibió cortésmente, concediéndoles la autorización que pedían. Inmediatamente volvió la comisión con la noticia a donde se hallaba el grueso de la comparsa y enseguida se organizó la música; obsequiados por ella Gobernador y Ayuntamiento se disolvió la estudiantina para comer, retirándose unos a casas conocidas y otros a la Pastelería.

            Apenas las 5 habían sonado y ya estaban todos en la Plaza tocando; recorrieron algunas calles, entrando después en el Suizo, cuyo dueño les obsequió negándose a cobrar nada del gasto que hiciesen; de allí marcharon al café Español, donde se les hicieron iguales ofrecimientos, y por último al Casino, donde tocaron algunas piezas, que fueron muy aplaudidas, retirándose a descansar a las 7 y media unos a la Pastelería y la mayor parte a casas particulares, algunas de las cuales fueron espontáneamente ofrecidas.

            Al día siguiente, domingo, reunidos a las 8, recorrieron pidiendo casi toda la población. A la una se retiraron a comer; a las tres marcharon al Casino, donde se les había invitado y donde se les obsequió galantemente con un café y copa, dándoles además 8 duros. Varios de los socios, abonados a la zarzuela, les invitaron para que tocasen en el teatro, y previa la venia del Sr. Calmarin y la petición de suficientes abonados, se acordó que así se hiciera. En efecto, al segundo acto de la zarzuela, en tres palcos reservados al efecto aparecieron los tricornios de la estudiantina, que fue saludada con aplausos. Terminada la zarzuela el público pidió que tocasen y ellos condescendieron bajando al escenario; en el momento de levantar el telón todos arrojaron al suelo sus tricornios, acción que fue extraordinariamente aplaudida; terminó la función con la jota, muy aplaudida también y se retiraron; de allí, fueron al Casino, donde tocaron algunas piezas y a la una se disolvió la comparsa para reposar de sus correrías.

            El lunes se volvieron a reunir en casa del Sr. Escera, y atravesando la calle de Santa Clara y otras tocando se dirigieron a los Cabañales, donde estaban los coches. Montaron y a las 10 y media, acompañados por multitud de personas, algunas de las cuales fueron hasta Morales, partieron para esta. Con una corta detención en Morales continuaron hasta Corrales, donde eran esperados con impaciencia, sobre todo por las que aguardaban el prometido baile. Después de haber recorrido las calles por la tarde a cosa de las 7 comenzó el baile bastante concurrido en el teatro del pueblo, durando hasta la una. A esa hora se reunieron todos en la posada, donde cenaron patatas y pescado, a razón de un real por cabeza. Salieron de allí al amanecer, durmiendo en el coche; al llegar a Calzada quisieron almorzar, y en efecto, lo hicieron, saliendo a pedir mientras preparaban el almuerzo en la posada y recogiendo buena cantidad de huevos, que almorzaron con una ración de longaniza de 37 milímetros de longitud que les había sobrado de la comida de Corrales. Terminado este desayuno se pusieron otra vez en marcha, entrando en esta a las doce.

            Tal ha sido la expedición estudiantil. Todos vienen contentísimos del recibimiento que se les ha hecho y de la entusiasta acogida de Zamora y todos nos suplican que desde estas columnas mostremos a tan galante población su agradecimiento, así como al Sr. Gobernador y Alcalde de la misma, al Casino, Cafés Suizo y Español, Sres. Calmarin, Margarida, Escera, Arcos, Fuertes, Miranda, Sr. Obispo de la Diócesis, etc., etc.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior