Sitemap.xml | Portada | Indice | Informacion | Colecciones | Videos | Biblioteca | Hemeroteca | Cancionero | Exposiciones | Noticias | Medios | Autor | Contacto |   

 
















 

 

 

 

       



 

Hemeroteca Virtual - Museo Internacional del Estudiante

Autor:              Anónimo.

Título:             VOLVIÓ LA TUNA.

Publicación:   Museo Internacional del Estudiante, 2009.

Ver. original:  El Lábaro.

Fecha:            Miércoles, 3 de marzo de 1909, p. 2.

____

Alegres y satisfechos.

Anoche, a las nueve y media, llegó a Salamanca, de regreso de Lisboa, la Tuna escolar.

Del repleto vagón descendieron los estudiantes cariacontecidos por el regreso, satisfechos de la expedición, y un tanto molidos, del interminable viaje. ¡Veinticuatro horas de un tirón, mitad sobre la dura madera de un coche de tercera, y mitad sobre el más agradable mullido de un segunda.

Los tunos fueron recibidos por sus familias y amigos, a quienes hicieron en el trayecto de la estación a la casa, la confidencia de sus divertimientos muy grandes y muy abundantes.

En todos los puntos que visitaron, han sido muy agasajados. Y si bien en Lisboa corrieron temporal, fue un temporal pecuniario, debido a la sordidez consabida del inhumano empresario, que les hurtó gran parte de los ingresos del brillantísimo concierto. Y esa fue, lectores, la causa de por qué perdieron el tren el domingo. Se les terminó el dinero, cosa que fácilmente subsanaron acudiendo al Embajador, que les adelantó lo necesario para los billetes.

Y he aquí cómo con una insignificante prestación pecuniaria de parte de cada tuno, esos muchachos de buen humor se han divertido de lindo quince días justos.

El centro gallego de Lisboa, ha agasajado mucho a la Tuna, regalándola una magnífica corona.

Todos los tunos traen sus maletas llenas de bolsas con bombones, lazos y camelias, arrojadas por las señoritas portuguesas a su paso por las calles y en los conciertos.

Los diarios de Lisboa, se han portado muy bien, publicando extensos relatos elogiadores y fotografías de la Tuna.

Esta hizo el viaje de vuelta sin novedad, y todos los tunos llegaron contentos a sus casas.

Uno de ellos, se encontró al llegar a Salamanca, con una tremenda noticia: el fallecimiento repentino de su padre, ocurrido mientras él, satisfecho y ajeno de todo, se divertía por esas tierras.

¡Infeliz! Reciba nuestro pésame.

Y todos los tunos la bienvenida.

____

NOTA: Artículo procedente de investigación original inscrita con el número SA-120-02 en el Registro de la Propiedad Intelectual. La presente edición ha sido normalizada y corregida para evitar el uso no autorizado de la misma. Todos los derechos reservados.
 

 
       
Volver a la página anterior
 
   
 Volver a la página anterior